Difusión del conocimiento de las ciencias médicas

22/10/2022

Impresión 3D en los hospitales

Por Redacción DOCMED

. Lectura de 5 minutos

La ortopedia, la oftalmología, la odontología y la traumatología son algunas de las especialidades que ya utilizan esta tecnología para optimizar sus actividades.

A lo largo de los años, la  impresión 3D se ido abriendo paso en el ámbito médico-hospitalario.

Sus aplicaciones de la fabricación aditiva en el sector sanitario son innumerables, especialmente en medicamentos, plantillas, ortesis, prótesis, guías quirúrgicas. Las aplicaciones de la fabricación aditiva en el sector sanitario son innumerables.

La ¨fabricación aditiva¨ se introdujo en los hospitales de varios países. En Estados Unidos, en el año 2010 había 3 hospitales con instalaciones propias de impresión 3D y en el año 2019 eran 113.

En Francia. en particular, esta fabricación  ha aumentado considerablemente en los hospitales universitarios, especialmente en Brest y Besançon.

¨Entre el ahorro de tiempo en las operaciones, el desarrollo de la cirugía personalizada y la fabricación de bajo costo, veo pocos límites a la tecnología en los hospitales. Por eso creo tanto en ella¨, afirma Samuel Guigo, técnico de radio encargado de las impresoras 3D del Hospital Universitario de Brest.

La fabricación aditiva se utiliza para diversos fines en los centros sanitarios. En los hospitales, el principal uso es  en la creación de guías quirúrgicas. Aurélien Louvrier, cirujano maxilofacial del Hospital Universitario de Besançon, explica:

 ¨Esto nos permite estar tranquilos y plantear con más serenidad intervenciones quirúrgicas que a primera vista parecen bastante complejas. La operación quirúrgica ya se realiza de forma virtual, y usted llega al quirófano con menos aprensión.

Gracias a la planificación quirúrgica virtual y a la impresión en 3D de modelos anatómicos, podemos perfeccionar el análisis de cada caso y considerar diferentes estrategias quirúrgicas. Una vez elegida la solución más adecuada, la operación puede llevarse a cabo con tranquilidad¨.

Muchos cirujanos del Hospital Universitario de Besançon han adoptado esta tecnología, creada en enero de 2020.

Si la impresión de modelos en 3D permite a los profesionales definir mejor las anatomías y patologías, también permite a los pacientes comprender mejor lo que padecen. Con una representación física de la patología, el personal médico puede presentar forma concreta a los pacientes cuáles son los problemas y cómo se va a proceder para intentar solucionarlos.

En Barcelona, en el Hospital pediátrico Sant Joan de Déu, el equipo quirúrgico utilizó soluciones BCN3D para extirpar un tumor del pómulo de un niño de 11 años. Era una operación peligrosa que se vio facilitada por la planificación y la simulación del acto quirúrgico. 

La tecnología ofrece a los profesionales la oportunidad de practicar antes de realizar la cirugía.

Los cirujanos que utilizan guías quirúrgicas impresas en 3D consideran que esta aplicación les permite reducir el tiempo de operación y mejorar la precisión, reduciendo así las hemorragias, el riesgo de infección y el número de operaciones reiteradas.

Esto es muy importante para las instituciones sanitarias, ya que el quirófano es uno de los mayores gastos de los hospitales.

El Dr. Louvrier explica: «Es una situación en la que todos ganan, ya que mejora la precisión del procedimiento quirúrgico y reduce el tiempo de la operación¨.

La fabricación aditiva en los hospitales también favorece el desarrollo de nuevos enfoques terapéuticos, además, los hospitales universitarios también son lugares donde la investigación es muy importante. Gracias a las capacidades de la impresión 3D,  puede utilizarse, por ejemplo, para diseñar dispositivos médicos personalizados, como prótesis, ortesis y  medicamentos, muchos científicos esperan poder ofrecer a los pacientes una atención mejor eficaz en los próximos años.

Louvrier, recuerda los inicios de la impresión 3D en el Hospital Universitario de Besançon: «Nos dimos cuenta de que muchos equipos utilizaban tecnologías 3D, pero cada uno por su lado, por lo tanto, le propusimos a la dirección que centralizara esta actividad y cumpliera la normativa. El hospital creó  locales y los  dotó de equipos específicos que cumplieran las normas de diseño de dispositivos médicos.

 Desde entonces, las impresoras 3D Ultimaker y Formlabs se utilizan a diario para apoyar a los profesionales. Un ingeniero hospitalario a tiempo completo se dedica a esta actividad»

Integrar tecnologías como sinterizado selectivo por láser  o los métodos de fabricación tradicionales es mucho más complicado para un hospital.

Este tipo de proceso requiere locales que cumplan numerosas normas, lo que representa un costo demasiado elevado para las instituciones sanitarias. Cuando se necesita una pieza implantable, como una placa o un implante a medida, los hospitales recurren a la industria donde, el proceso de fabricación es más rápido.

Los facultativos y el ingeniero del hospital pueden modelar el dispositivo médico ellos mismos, y envían el archivo 3D a la empresa asociada encargada del diseño. Con este nuevo flujo de trabajo híbrido, se puede producir más rápidamente un dispositivo personalizado y a medida.

Guigo explica: «El aspecto normativo y la capacidad de los hospitales para producir sus propios dispositivos médicos de forma certificada es una de las principales limitaciones. También nosotros podríamos diseñar, imprimir e implantar un dispositivo médico impreso, lo que creo que es sin duda la evolución a la que deberíamos aspirar»

La capacitación  en tecnologías 3D también es un obstáculo, en la actualidad, muy pocos profesionales acceden a cursos de formación sobre dicha tecnología.

En Besançon, en la Universidad de Borgoña Franche-Comté, en el año 2020 se creó un Diploma Universitario (DU) para superar esta falencia.

Con el título «DU I3DC», de Impresión 3D en Cirugía, incluye partes teóricas, diseñadas para explicar las distintas normativas, y partes prácticos, en los que los alumnos aprenden a modelar e imprimir piezas en 3D.

Abierto a ingenieros y profesionales de la salud, este DU pretende generalizar la tecnología en el entorno hospitalario y en el sector privado.

En Marsella, la empresa francesa Poietis, experta en el desarrollo de soluciones de bioimpresión, ha anunciado una nuevo trabajo conjunto con el Laboratorio de Cultivo y Terapia Celular (LCTC). Juntas, las dos empresas pretenden dotar a AP-HM, Assistance publique – Hôpitaux de Marseille, de una plataforma para diseñar tejidos biológicos implantables.

Es probable que estas tecnologías se conviertan en algo habitual en los hospitales, debido a sus ventajas, sobre todo en términos de costo y velocidad.

 El potencial de las tecnologías 3D en el entorno hospitalario parece inmenso.

Fuentes:

Imagen 1. Formlabs Imagen 2.Hospital Universitario de Besançon 3DNatives-https://www.3dnatives.com/es/impresion-3d-en-hospitales-150920222/

Artículos destacados

error: Content is protected !!
es_ESES