Difusión del conocimiento de las ciencias médicas

07/08/2022

El liderazgo en las organizaciones sanitarias-Parte lll

Por Prof. Dr. Ponce Juan Carlos

. Lectura de 4 minutos

Las cuatro estrategias a desarrollar en nuestra organización sanitaria.

En nuestro artículo de Liderazgo en las organizaciones sanitarias- Parte ll, habíamos concluido que coordinar la Cultura, el tipo de Administración, el Liderazgo del Capital Humano, la Estrategia y los “clientes Pacientes” es fundamental para el logro del “ÉXITO”. En este esclareceremos que estrategias existen y cual debemos desarrollar en nuestra organización sanitaria.

Es importante tener en claro que no existen infinitas estrategias a aplicar, sino que individualizamos  4 estrategias “genéricas”,  y en de cada una de ellas, muchas “dimensiones estratégicas” que son las características diferenciales que están en relación a la tipología de cada organización.

Este será el camino específico que deberá recorrer según el objetivo estratégico que deberá recorrer alineado a los objetivos planteados  por la alta dirección y estando en sintonía con las Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas que percibe en su entorno.

Las cuatro “estrategias genéricas” son:

DIFERENCIACIÓN:

La estrategia genérica de diferenciación es la que posibilita que una empresa se destaque de forma significativa a través de sus acciones, sus servicios y sus productos.

Consiguen que todo “cliente paciente” identifique y asocie de inmediato.

Potencian el elemento de “posicionamiento” en la mente del cliente paciente, en la de la competencia y el mercado en general.

Las dimensiones estratégicas que aconsejamos aplicar, de acuerdo con el objetivo estratégico elegido y  las características de la organización, son: Calidad, Servicio, Diseño, Tecnología, Marcas, Innovación tecnológica, etc.

LIDERAZGO EN COSTOS:

Una organización adquiere esta estrategia genérica cuando logra tener la capacidad de producir a costos más bajos que sus competidores.

En efecto, cuando una empresa puede realizar su proceso productivo a costos más bajos que las demás, esto le confiere una ventaja competitiva al poder vender sus productos a los precios más convenientes que los del mercado y hace que puedan captar la preferencia de los clientes.

Las dimensiones estratégicas del liderazgo en costos pueden ser generalmente la economía de escala, el uso de tecnología, el desarrollo de sistema de costeo eficiente, la tercerización, entre otros.

ESPECIALIZACIÓN:

La estrategia de especialización o segmentación es un tipo de estrategia genérica muy útil para competir en un sector.

Es recomendable al principio focalizar y concentrar esfuerzos en sólo un segmento de clientes.

En esta estrategia el empresario opta por alejarse de la lucha por el liderazgo del mercado general y encamina su actividad comercial a un segmento limitado ofreciendo productos muy especializados y de alto grado de diferenciación, profundizando el buen servicio y la excelente calidad.

La especialización facilita un conocimiento exhaustivo del cliente, de sus estrategias y de su sector, y  le permiten ofrecer soluciones a su medida, productos y servicios especialmente diseñados para sus necesidades, y lo más importante, el cliente percibe ese valor.

Por ejemplo, especializarse en determinada zona geográfica, o en un determinado segmento del mercado, o con un característico sistema de ventas o atención al cliente.

CAPACIDAD ESTRATÉGICA:

La capacidad estratégica se refiere a la aptitud que tiene una empresa para implementar con éxito las estrategias competitivas que le permiten sobrevivir y aumentar su valor en el tiempo.

Esto implica, centrarse en los activos de la organización, los recursos y la situación del mercado, planificándolos durante el planeamiento estratégico.

No existe un método único o universal cuantificable para medir o señalar la capacidad estratégica.

La capacidad estratégica de una organización es un componente importante para que permanezca económicamente viable y en crecimiento a pesar de la presencia de competidores en el mercado.

Algunos grupos de interesados en la organización, tratan de medir y controlar la capacidad estratégica. Entre estos, se encuentran  los inversionistas que quieren invertir su dinero en empresas con posibilidades razonables de crecimiento y éxito futuro.

Los empleados también se preocupan por la capacidad estratégica, y tratan de  identificar si las empresas son estables y si pueden tener problemas de inestabilidad o que se necesita reducir costos a través de despidos.

Los líderes empresariales hacen seguimiento a la capacidad estratégica, no sólo de sus propias empresas, sino también de los competidores para entender mejor los mercados en los que funcionan.

Por último, los analistas financieros y las agencias reguladoras del gobierno tienen intereses en la capacidad estratégica, ya que juega un papel en la valoración y el seguimiento a las compañías.

Son ejemplos de dimensiones estratégicas la integración vertical de la organización  implicando ingresar a nuevas especialidades o nichos de mercado, favoreciendo la competitividad de sus productos o servicios actuales.

En el caso específico del área de la salud, podríamos mencionar el desarrollo de institutos de investigación y desarrollo dentro de las organizaciones, permitiéndoles contar con knowhow propio (conocimientos y habilidades), generando una reducción de costos en procesos intermedios y por ende mayor rentabilidad.

Actualmente, muchas instituciones sanitarias han incorporado a sus servicios, áreas de negocio diferentes a su especialidad esencial, como por ejemplo, prestar servicios de turismo, compañías de seguros, etc.

A este fenómeno de gestión se lo conoce como apalancamiento financiero. En estos casos, se persigue no depender solo de la rentabilidad que genera la prestación sanitaria, y poder contar con áreas de mayor rentabilidad que le posibiliten acceder con fondos extras para obtener una mayor fortaleza financiera.

Hasta acá, hemos visto los aspectos centrales que comprende una herramienta fundamental denominada estrategia empresarial.

Una frase que personalmente me resulta muy interesante y para tener presente es que:

UNA ESTRATEGIA BIEN IMPLEMENTADA ES UNA HERRAMIENTA IMPRESCINDIBLE QUE NOS PERMITE CABALGAR SOBRE EL PANICO”

En un próximo articulo estaremos desarrollando que es el planeamiento estratégico y como implementarlo para que nuestra estrategia sea exitosa.

Fuentes:

Artículos destacados

error: Content is protected !!
es_ESES