Difusión del conocimiento de las ciencias médicas

30/12/2021

Dr. Enrique Tornú – 1865-1901

Por Prof. Mahmud, Rosa

. Lectura de 5 minutos

Línea de vida; el Dr. Enrique Tornú nació en Buenos Aires en 1865.

Hijo de Elías Tor­nú, un re­co­no­ci­do in­ge­nie­ro ci­vil de des­ta­ca­da ac­tua­ción en Ar­gen­ti­na; des­de las pá­gi­nas de “El Na­cio­nal” de Sal­ta bre­gó por la hi­gie­ni­za­ción de la ciu­dad, las ca­sas y las es­cue­las pa­ra com­ba­tir el có­le­ra, la di­sen­te­ría y el pa­lu­dis­mo, sin ima­gi­nar los pa­sos que más tar­de se­gui­ría su hi­jo.

Se gra­duó de Ba­chi­ller en el Co­le­gio Na­cio­nal de Bue­nos Ai­res

En 1887, ingresó a la Facultad de Medicina donde cursó los tres primeros años de la carrera. En 1889 fue designado Segundo Secretario de la Legación Argentina de Francia.

Continuó sus estudios  en la Facultad de Ciencias Médicas de Burdeos, practicó en el Hospital de San Andrés y se vinculó con el profesor Pitres, discípulo preferido de Charcot y creador de una gran escuela neurológica.

 En 1890, escribió  “Pro­fi­la­xia de la tu­ber­cu­lo­sis”, en 1891,  “Tra­ta­mien­to de la pe­ri­to­ni­tis tu­ber­cu­lo­sa y en 1892, “La cra­neo­to­mía en la mi­cro­ce­fa­lia” y “Anas­to­mo­sis del cu­bi­tal y del me­dia­no (ner­vios de la ma­no)”.

En 1893, su te­sis de gra­dua­ción “Des ope­ra­tions qui se prac­ti­quent por la voie sa­cree” (1893) fue lau­rea­da con el premio  Prix Go­dard.

Ese mis­mo año pu­bli­có “El sis­te­ma pi­lo­so en la tu­ber­cu­lo­sis lo­cal, co­mo sig­no de diag­nós­ti­co”, que fue pre­sen­ta­do an­te la So­cie­té d’A­na­to­mie et Phi­sio­lo­gie.

En 1894, regresó a Buenos Aires,  revalidó su título y ejerció la medicina rural en el pueblo de Vaccarezza (Provincia de Buenos Aires).

Nuevamente en Buenos Aires se  desempeñó como Jefe de Clínica del Servicio de Ginecología del doctor Enrique Revilla, en el Hospital San Roque y como médico interno en el Hospital Francés.

En 1865, el médico francés Jean Antoine Villemin había demostrado experimentalmente la transmisibilidad de la tuberculosis, su naturaleza infecciosa y contagiosa.

En 1882, el gran bacteriólogo alemán Robert Koch descubrió el bacilo (microorganismo que aparece en forma de filamentos y por lo general formando grupos) causante de la tuberculosis, esclareciendo definitivamente la causa de la enfermedad.

Tornú se había interesado por los temas relacionados con la tuberculosis. Sabía que en Europa estaban dando buenos resultados las llamadas curas de aire y se abocó entonces a la tarea de establecer qué región de la Argentina poseía condiciones aptas para la cura climática.

En 1898, el Di­rec­tor del De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Hi­gie­ne Dr. Jo­sé Ma­ría Ra­mos Me­jía lo nom­bró De­le­ga­do Ho­no­ra­rio en Cór­do­ba a efec­tos de realizar la con­fec­ción de la geo­gra­fía mé­di­ca de la Re­pú­bli­ca, es­pe­cí­fi­ca­men­te so­bre el cli­ma de las al­tu­ras y su influencia en la pro­fi­la­xis y cu­ra de la tu­ber­cu­lo­sis. Para esta misión inicio una ex­pe­di­ción que se ex­ten­dió des­de el 1 de ju­lio de 1898 al 15 de abril de 1900.

La cam­pa­ña fue am­plia­men­te cu­bier­ta por los me­dios; el pro­pio Tor­nú agra­de­ció la in­fluen­cia y pu­bli­ci­dad brin­da­da por “La Na­ción”, “La Pren­sa”, “El Na­cio­nal”, “El País”, “Tri­bu­na”, “La Li­ber­tad”, “Los Prin­ci­pios”, “The Stan­dard”, “Le Cou­rrier de la La Pla­ta” y otros. Sus con­clu­sio­nes las pu­bli­có en tres vo­lú­me­nes: “Cli­ma­to­lo­gía es­pe­cial”, “La cu­ra de al­ti­tud en las Sie­rras de Cór­do­ba” y “Apun­tes so­bre tu­ber­cu­lo­sis y sa­na­to­rios”.

Esta tarea lo obligó a abandonar todas las actividades profesionales que venía desarrollando y a alejarse de su hogar para pasar una larga temporada en las sierras de Córdoba. Trasladándose de un paraje a otro, alojándose en tiendas de campaña y privado de las elementales comodidades.

Las estadías en algunos lugares de la Provincia de Córdoba, sobre todo Cosquín, ya eran considerados beneficiosos para los afectados por la tuberculosis.

Al recorrer algunas de estas zonas, Tornú verificó que no existía ningún criterio racional para la elección de los lugares de cura, que los pacientes no cumplían regímenes de vida adecuados, que su permanencia era casi siempre demasiado breve y que no se adoptaban medidas higiénicas y profilácticas de ninguna especie.

Después de adquirir los conocimientos y el dominio técnico indispensable, Tornú llegó a la conclusión de que la más importante arma de lucha contra la tuberculosis era la educación popular.

Sugirió la creación de sanatorios y la fundación de una liga contra la tuberculosis.

Estructuró un plan general de lucha antituberculosa, este plan contenía dieciséis normas profilácticas y estaba destinado a ser puesto en práctica en todo el país. Tornú lo aplicó durante su permanencia en Córdoba.

La importancia que le asignó a la educación popular lo condujo, en 1899, a fundar la revista La profilaxia.

Sus conclusiones aportaron a la ciencia una contribución de gran valor, que quedó documentada en sus libros ¨Climatología médica de las sierras de Córdoba¨, ¨La cura de altitud¨, y ¨Apuntes sobre tuberculosis y sanatorios¨, dados a conocer en 1901.

Poco tiempo antes de morir había en­via­do al Concejo De­li­be­ran­te una nota “…re­mi­tien­do varios ejemplares del libro sobre Cli­ma­to­lo­gía Médica, para ser re­par­ti­do entre los Se­ño­res Concejales, y un proyecto re­fe­ren­te a la Asistencia a los Tu­ber­cu­lo­sos en los Hos­pi­ta­les de la Ca­pi­tal”.

Estaba ca­sa­do con Doña Mar­ti­na Oje­da y tuvo tres hijas: Ma­ría Mar­ti­na, Ma­ría Ce­lia y En­ri­que­ta

Enfermo de tuberculosis (en esos tiempos incurable) a sus 35 años  el doctor Enrique Tornú se quitó la vida en Buenos Aires, el 23 de agosto de 1901. Sus restos descansan en el cementerio de Recoleta.

Tiem­po des­pués, es­tan­do a car­go de la Asis­ten­cia Pú­bli­ca el Dr. Jo­sé Pen­na, se le con­fió al Dr. Co­ni la fun­da­ción y or­ga­ni­za­ción del sa­na­to­rio mu­ni­ci­pal a cons­truir­se “en una pe­que­ña al­tu­ra de los al­re­de­do­res de Bue­nos Ai­res en Vi­lla Or­tú­zar”.

En Ju­nio de 1902, la Comisión Mu­ni­ci­pal aceptó ese proyecto, pero dos años después los Dres. Pen­na, Co­ni y Su­si­ni solicitaron  que “fueran ac­ti­va­das las obras” ya que, por fal­ta de ins­ta­la­cio­nes ade­cua­das, ha­bía si­do im­po­si­ble po­ner en vi­gen­cia la Or­de­nan­za pro­mul­ga­da me­ses an­tes so­bre la prohibición de  in­ter­na­r en­fer­mos tuberculosos en hospitales generales.

La res­pues­ta fue in­me­dia­ta, el intendente Casares  hizo la aper­tu­ra de uno de los pa­be­llo­nes el 8 de oc­tu­bre de 1904, siendo ha­bi­li­ta­do al pú­bli­co en mar­zo de 1905 ba­jo la In­ten­den­cia de Car­los Ro­set­ti, sien­do nombrado el Dr.Coni como Pri­mer Di­rec­tor (ad-ho­no­rem).

La Co­mi­sión de Hi­gie­ne e In­ter­pre­ta­ción del Con­se­jo De­li­be­ran­te el 20 de sep­tiem­bre de 1904 apro­bó una so­li­ci­tud de la Li­ga Ar­gen­ti­na con­tra la tu­ber­cu­lo­sis pa­ra que el hos­pi­tal re­ci­bie­ra el nom­bre de “En­ri­que Tor­nú”.

Fuentes:

IMAGEN: 1.Revisionistas.com.ar 2.Buenos Aires historia https://buenosaireshistoria.org/ Hospital Tornú sin los muros perimetrales fueron agregados en 1911. * Buenos Aires Historia: https://buenosaireshistoria.org// Stetta Maris de Lellis. * Médicos Municipales Hospital Tornú: http://www.medicos-municipales.org.ar/tornu.htm * TODO CIENCIA:https://www.todociencia.com.ar/nacio-en-1865-enrique-tornu-medico-higienista-argentino/

Artículos destacados

error: Content is protected !!
es_ESES