Difusión del conocimiento de las ciencias médicas

02/10/2022

Sedentarismo vs. Actividad física

Por Dr. Nestor Lentini

. Lectura de 4 minutos

El sedentarismo se ha convertido en uno de los más grandes enemigos de la humanidad. Según la Organización Mundial de la Salud, un 6% de las muertes se debe a la falta de actividad física.

Dicha  Organización señala las distintas ventajas que tiene la realización de actividad física:

  • Tiene importantes beneficios para la salud del corazón, del cuerpo y la mente.
  • Contribuye a la prevención y gestión de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la diabetes.
  • Reduce los síntomas de la depresión y la ansiedad.
  • Mejora las habilidades de razonamiento, aprendizaje y juicio.
  • Asegura el crecimiento y el desarrollo saludable de los jóvenes.
  • Mejora el bienestar general.
  • Mejora el estado muscular y cardiorrespiratorio, la salud ósea y funcional.
  • Reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatías coronarias, accidentes cerebrovasculares, diabetes, varios tipos de cáncer (entre ellos el cáncer de mama y el de colon) y la depresión.
  • Reduce el riesgo de caídas, así como de fracturas de cadera o vertebrales.
  • Ayuda a mantener un peso corporal saludable.

 

Se podrían evitar hasta 5 millones de fallecimientos al año con un mayor nivel de actividad física de la población mundial.

 Las personas con un nivel insuficiente de actividad física tienen un mayor riesgo de muerte entre un 20% y un 30% en comparación con las personas que alcanzan un nivel suficiente de actividad física.

 El 80% de los adolescentes del mundo tienen un nivel insuficiente de actividad física.

La inactividad es la principal causa del 25% de los cánceres de colon y mama, un 27% de los casos de diabetes y un 30% de los casos de cardiopatía isquémica.

 En la  Argentina, se calcula que mueren cada año 39.000 personas de entre 40 a 79 años a causa de la inactividad física.

 Según la última ¨Encuesta de Factores de Riesgo¨, realizada por el Ministerio de Salud de la Nación, el sedentarismo es mayor en las mujeres que en los hombres.

  • Los niveles de inactividad representan en los países de ingresos altos el doble que en los de ingresos bajos.
  • Los niveles mundiales de actividad física no han mejorado desde el 2001.
  • La insuficiente actividad física aumentó.

 

Los modos de vida son cada vez más sedentarios producto del uso del transporte motorizado y la utilización cada vez mayor de ¨pantallas¨ para el trabajo, la educación y las actividades recreativas.

El mayor grado de sedentarismo está asociado con los deficientes resultados de salud:

En los niños y adolescentes:

  • Aumento de la adiposidad (aumento de peso).
  • Salud cardiometabólica, aptitud física, conducta comportamental/comportamiento social más deficientes.
  • Menor duración del sueño.

En los adultos:

  • Mortalidad por cualquier causa, mortalidad por enfermedades cardiovasculares y mortalidad por cáncer.
  • Incidencia de enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes de tipo 2.

 Practicar ejercicio físico en forma habitual es una de las recetas más sencillas para mantener el corazón saludable.

Quienes se mueven todos los días tienen menos enfermedad coronaria, hipertensión arterial, accidente cerebrovascular (ACV), diabetes y depresión. Además, la actividad física es importante para mantener un peso saludable y prevenir el síndrome metabólico.

 A nivel cardiovascular, la actividad física disminuye la frecuencia cardíaca en reposo y aumenta la expulsión de sangre del corazón en cada latido.

También promueve la circulación sanguínea por los músculos y disminuye la formación de coágulos en las arterias. A nivel psicológico, el ejercicio disminuye el estrés y genera una sensación de bienestar.

La OMS aclara que no es preciso practicar un deporte para cosechar los beneficios del movimiento. Caminar a buen paso, andar en bicicleta, correr en forma recreativa, nadar y hasta bailar pueden disminuir los riesgos cardiovasculares.

En general, se recomienda:

  • Niños y jóvenes entre 5 y 17 años: realizar 60 minutos de actividad física diaria, incluyendo juegos, es la mejor garantía de un desarrollo saludable.
  • Adultos entre 18 años y 64 años: 150 minutos semanales de actividad aeróbica de intensidad moderada o bien 75 minutos de actividad física vigorosa.

Como mínimo, la actividad aeróbica debe durar 10 minutos cada vez que se inicia y dos veces por semana, la actividad deberá buscar el fortalecimiento de los grandes grupos musculares.

Las mujeres embarazadas o en periodo puerperal y las personas con problemas cardíacos deben toma más precauciones y consultar al médico antes de intentar alcanzar los niveles recomendados de actividad física para este grupo de edad.

  • Mayores de 65 años: realizar alguna actividad física al menos 3 días a la semana.

Se recomienda que las personas que tienen más de 40 años consulten a su médico antes de empezar un programa de ejercicios.

Es importante que un especialista emita un  certificado de apto médico para personas que hacen deportes o ejercicios vigorosos con fines competitivos. También es fundamental mantener una alimentación saludable cuando se hace actividad física.

El aumento de los niveles de inactividad física tiene repercusiones negativas en los sistemas de salud, el medio ambiente, el desarrollo económico, el bienestar de la comunidad y la calidad de vida.

Fuentes:

*OrganizacIón Mundial de la Salud:https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/physical-activity *Sociedad Argentina de Cardiología- WIKIcardio http://www.wikicardio.org.ar/wiki/Especial:IndiceAlfabetico/F

Artículos destacados

error: Content is protected !!
es_ESES