Difusión del conocimiento de las ciencias médicas

14/02/2024

Parkinson avanzado – Nuevo tratamiento subcutáneo

Por Redacción DOCMED

. Lectura de 5 minutos

Sin suficiente dopamina, el cuerpo estriado no puede regular adecuadamente el movimiento, dando lugar a los síntomas característicos de esta enfermedad.
Introducción

La sustancia negra, también conocida por su nombre en latín, substantia nigra, es una región del cerebro situada en el mesencéfalo que juega un papel crucial en la recompensa, el aprendizaje y el movimiento.

Se denomina «sustancia negra» debido al color oscuro que presenta en los cortes frescos del cerebro, un matiz que se debe a la presencia de grandes cantidades de un pigmento oscuro llamado neuromelanina en las células que la componen, los cuales son visibles incluso a simple vista.

Esta sustancia forma parte del sistema de los ganglios basales, los cuales son una serie de núcleos interconectados que colaboran en el control del movimiento.

Los ganglios basales están compuestos por diversas estructuras, incluyendo el núcleo caudado, el putamen, el globo pálido y la sustancia negra, entre otros.

La sustancia negra está compuesta por dos partes principales: la sustancia negra pars compacta y la sustancia negra pars reticulata.

La pars compacta es la región que contiene la mayoría de las células pigmentadas de neuromelanina y es la principal fuente de producción de dopamina en el cerebro.

Esta dopamina es enviada a otras regiones de los ganglios basales, incluyendo el cuerpo estriado, una estructura formada por el núcleo caudado y el putamen.

Aquí, la dopamina juega un papel crucial en la regulación del movimiento, permitiendo la iniciación y la ejecución de movimientos voluntarios suaves y coordinados.

Por otro lado, la pars reticulata funciona como una vía de salida de los ganglios basales, enviando información a otras áreas del cerebro, incluyendo el tálamo, que luego transmite esta información a la corteza cerebral.

Una disfunción de la sustancia negra puede dar lugar a una serie de trastornos neurológicos.

El más conocido de estos, es la enfermedad de Parkinson, una enfermedad neurodegenerativa en la que las células dopaminérgicas de la pars compacta de la sustancia negra mueren progresivamente.

Sin suficiente dopamina, el cuerpo estriado no puede regular adecuadamente el movimiento, dando lugar a los síntomas característicos de la enfermedad de Parkinson.

El depósito anormal de una proteína llamada alfa-sinucleína, en las células de la sustancia negra, puede contribuir a la degeneración neuronal.

Asimismo, la neuromelanina, el pigmento que da su nombre a la sustancia negra, podría jugar un papel en la muerte celular, dado que su producción genera especies reactivas de oxígeno que pueden dañar las células.

Sintomas

La enfermedad de Parkinson presenta una variedad de síntomas, motores y no motores, que afectan significativamente a la calidad de vida de los pacientes, sus familiares y cuidadores.

Entre los síntomas motores destacan el temblor en reposo, la bradicinesia, la rigidez muscular o los problemas de equilibro y postura.

Entre los síntomas no motores, los problemas del sueño tienen una prevalencia de entre el 42 por ciento y el 98 por ciento entre los pacientes con enfermedad de Parkinson.

También pueden presentarse otros como: depresión, ansiedad, fatiga o dolor muscular.

Tratamiento

La levodopa, que se convierte en dopamina, junto con la carbidopa, se considera un fármaco de primera línea que mejora los problemas motores, como el temblor y la lentitud y otros síntomas motores de la EP.

Puede mejorar notablemente la calidad de vida y puede administrarse en una variedad de formulaciones, incluyendo carbidopa-levodopa de liberación inmediata, controlada o prolongada, así como preparados que pueden inhalarse o administrarse a través de un tubo implantado quirúrgicamente en el intestino delgado.

Nueva terapia

La biofarmacéutica AbbVie, ha anunciado una solución para perfusión subcutánea continua basada en foslevodopa (FLD) y foscarbidopa (FCD), de nombre comercial «Duodopa».

El  tratamiento subcutáneo no quirúrgico basado en levodopa puede ayudar a controlar los síntomas motores en aquellos que viven con enfermedad de Parkinson avanzada.

Esta terapia  permite personalizar y ajustar la dosis de medicamento a través de un sistema subcutáneo de perfusión de administración continua a lo largo de 24 horas.

La solución está autorizada en España para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson en estado avanzado, en pacientes que responden a levodopa, con fluctuaciones motoras graves e hipercinesia o discinesia cuando las combinaciones de medicamentos disponibles para el párkinson no han proporcionado resultados satisfactorios.

Las fluctuaciones motoras son cambios en la capacidad de moverse.

El tiempo «On» es cuando los medicamentos para el Parkinson (la levodopa y los agonistas de la dopamina) hacen efecto y se experimentan periodos de buen control de los síntomas.

El «desgaste» se produce cuando los fármacos empiezan a perder efecto y hay periodos en los que los síntomas empeoran y el movimiento se hace más difícil, lo que se conoce como tiempo «Off».

Esta medicación busca aumentar el tiempo “ ON”

Con el avance de la enfermedad se puede producir un aumento de las fluctuaciones motoras y de los síntomas como la dificultad para tragar o incrementarse los episodios de caídas.

Aprobación

La aprobación del tratamiento fue respaldada por el estudio pivotal de fase 3 M15-741, un estudio abierto de 12 meses de duración que evaluó la seguridad, tolerabilidad y eficacia del tratamiento en personas con enfermedad de Parkinson avanzada, cuyos síntomas motores no se controlaron adecuadamente con tratamiento oral.

Los resultados primarios del criterio de valoración mostraron que los eventos adversos fueron en su mayoría no graves y de gravedad leve/moderada.

Los resultados secundarios del criterio de valoración en la semana 52 mostraron mejoras en el tiempo de “ON” sin discinesia discapacitante y mejoras en el tiempo de “OFF” con respecto a las horas iniciales.

Además, desde AbbVie destacan también el desarrollo del estudio pivotal de fase 3 M15-736, un estudio controlado doble-ciego con doble enmascaramiento que compara la eficacia, seguridad y tolerabilidad del tratamiento aprobado en pacientes con enfermedad de Parkinson avanzada.

Los resultados arrojaron que los pacientes que recibieron la perfusión subcutánea continua de 24 horas mostraron mejoras significativas en el tiempo de “ON” sin discinesias discapacitante en comparación con la LD oral.

La mayoría de los eventos adversos no fueron graves, sino de gravedad leve o moderada. Las reacciones adversas más frecuentes (10 por ciento) fueron eventos en el lugar de la perfusión (eritema, nódulo, celulitis, edema, dolor y reacción), alucinaciones, caídas, ansiedad y mareos.

Fuentes:

Imagen: https://www.rtve.es/noticias/20180613/eliminacion-del-exceso-proteinas-permitiria-curar-a-enfermos-parkinson/1750201.shtml AbbVie- https://www.abbvie.es/our-company/materiales-de-comunicacion/enfermedad-parkinson.html Parkison Foundation https://www.parkinson.org/blog/espanol/medicamentos-nuevo Clínica Universidad de Navarra-https://www.cun.es/diccionario-medico/terminos/sustancia-negra.

Artículos destacados

error: Content is protected !!
es_ESES