Difusión del conocimiento de las ciencias médicas

15/03/2023

El deporte y la pubertad

Por Redacción DOCMED

. Lectura de 3 minutos

La pubertad es el período final del crecimiento y maduración del niño en el que se alcanza la capacidad reproductiva, es una etapa de transición entre la infancia y la edad adulta.

Comienza cuando aparecen los caracteres sexuales secundarios y aumenta la velocidad de crecimiento, más adelante el niño va experimentando cambios somáticos y psicológicos que progresan ordenadamente, hasta que al final alcanza la talla adulta, la madurez psicosocial y la fertilidad.

Existe heterogeneidad en el momento de inicio del desarrollo sexual, es por esto que en este grupo etario podríamos encontrar deportistas en estadío prepuberal o iniciando pubertad.

Para evaluar el estadío puberal el método que habitualmente se utiliza es la escala de Marshall y Tanner , que  describe los cambios físicos que se observan en genitales, pecho y vello púbico, a lo largo de la pubertad en ambos sexos. Esta escala, que está aceptada internacionalmente, clasifica y divide los cambios puberales en 5 etapas sucesivas que van de niño (I) a adulto (V).

Por otro lado, una herramienta sencilla para evaluar la madurez es a través de la realización de una radiografía de mano y muñeca izquierda y así valorar la edad ósea. Se clasifica en atraso de edad ósea (-2 SDS), adelanto de edad ósea (+ 2 SDS) o acorde (entre -2 y +2 SDS).

Un examen físico adecuado y la realización de la edad ósea, nos permitirá detectar aquellos deportistas que presenten un adelanto en su edad de inicio puberal.

Habitualmente este proceso ocurre más temprano en niñas siendo considerada la edad de inicio normal entre los 8 y 13 años. En los varones continúa aceptándose como normal el período entre los 9 y 14 años.

En el periodo prepuberal tardío, unos dos años antes de que aparezcan los primeros signos clínicos de la pubertad, el eje hipotálamo-hipófiso-gonadal (HHG) se reactiva (primeramente, se activa durante los primeros seis meses de vida, período conocido como minipubertad); produciendo un incremento progresivo de la secreción pulsátil de GnRH que provoca un aumento, inicialmente durante el sueño, de la secreción de LH y FSH por las células gonadotropas hipofisarias.

El eje HHG se encuentra formado por las neuronas hipotalámicas productoras de GnRH (hormona hipotalámica liberadora de gonadotropinas); las células gonadotropas hipofisarias, responsables de la producción y liberación de las gonadotropinas hipofisarias (LH: hormona luteinizante, y FSH: hormona foliculoestimulante); y las gónadas, principales responsables de la liberación de los esteroides sexuales (ES), y del desarrollo de los caracteres sexuales secundarios.

Aunque el inicio del desarrollo sexual tiene una fuerte determinación genética, el establecimiento de la pubertad es altamente sensible a señales endógenas y exógenas dependientes de factores ambientales, tales como dieta, estado nutricional, exposición a disruptores endocrinos, estrés, el entrenamiento físico e incluso la microbiota que pueden afectar la funcionalidad de el eje HHG con consecuencias sobre la capacidad reproductiva.

Diferentes estudios sugieren que el sobrepeso y la obesidad en las niñas está asociado con el inicio más temprano de la pubertad a diferencia de lo que ocurre en los niños donde su asociación es menos clara (algunos estudios sugieren que el sobrepeso estaría asociado con un comienzo más temprano de la pubertad y la obesidad con un comienzo más tardío respecto a los niños normopeso).

Otro de los aspectos fundamentales del desarrollo sexual es la aparición del “estirón puberal”. En las niñas llevará a una ganancia entre 20 y 25 cm mientras que en los niños 25-30 cm.

En las niñas el inicio del estirón puberal coincide con el cambio de estadío I a II de Tanner aunque su pico de crecimiento está descripto en el estadio III.

La menarca suele ocurrir luego de dos años de la aparición del botón mamario. El crecimiento posterior a la menarca es de aproximadamente 6-7 cm y se adquiere la talla final a la edad ósea de 15 años.

El aumento en la actividad del eje hipotálamo-hipofisario-gonadal de la época puberal se conoce como gonarquia. Telarquia es el comienzo del desarrollo del pecho, menarquia la primera regla y pubarquia el desarrollo de vello sexual (consecuencia de los andrógenos adrenales, ováricos o testiculares).

En los niños el estirón puberal comienza aproximadamente un año más tarde que el inicio puberal y el pico de máxima velocidad de crecimiento ocurre en el estadio III-IV de Tanner.

Se adquiere el 99% de la talla adulta a los 17 años de edad ósea.

Fuentes:

-Asociación Civil de Medicina del Deporte de la Provincia de Buenos Aires- ACMDBA / REVISTA #53 /ABRIL 2023/ Dr Santiago Kweitel -https://www.flipsnack.com/FA597A99E8C/b53_abril23_acmdba/full-view.html -Universidad de Favaloro- Diplomatura en Medicina Deportiva Pediátrica- RUGBY, Aprendiendo a entrenar-Jefe TP: Lemmes, Gabriel- 2022. -Scielo-https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1139-76322009000600002

Artículos destacados

error: Content is protected !!
es_ESES