Dissemination of knowledge of the medical sciences

09/04/2023

El examen físico general de un deportista

Writing DOCMED

. Reading 4 minutes

Debe garantizar que el atleta pueda participar con seguridad en un deporte sin incurrir en un riesgo indebido de nuevas lesiones o exacerbar una lesión anterior.

Se debe obtener la altura y el peso de cada atleta para calcular el índice de masa muscular  ( IMC) , aunque el IMC puede ser una medida imprecisa de la obesidad en atletas musculosos. Los signos vitales, incluida la presión arterial del paciente, la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria, deben obtenerse de forma rutinaria.

1. La evaluación cardiovacular: la hipertensión en niños y adolescentes se define como una presión arterial sistólica o diastólica superior al percentil 95 para una determinada altura, sexo y edad. Una presión arterial sistólica o diastólica entre los percentiles 90 y 95 indica prehipertensión.

Cuando la lectura de la presión arterial es elevada, la medición debe repetirse al menos 2 veces mediante auscultación manual con un manguito del tamaño adecuado.  La presión arterial también debe compararse con la extremidad contralateral en este contexto. Aunque la hipertensión y la prehipertensión son infrecuentes en el atleta joven,  pueden significar trastornos cardíacos, endocrinos o renales subyacentes.

Esta evaluación,  incluye la auscultación del precordio con el paciente en posición supina y erguida para evaluar la presencia de soplos o ruidos cardíacos anormales. Cuando estas condiciones están presentes, se debe tener cuidado para determinar la relación de tales soplos con el posicionamiento, la inspiración y la maniobra de Valsalva.

La miocardiopatía hipertrófica es la causa más común de muerte súbita en atletas jóvenes y se asocia con un soplo sistólico que disminuye con la posición en cuclillas y decúbito supino y aumenta con la bipedestación y la maniobra de Valsalva.

Deben palparse los pulsos femorales para evaluar si hay asimetría que pueda sugerir una coartación de la aorta.

Los atletas también deben ser evaluados en busca de estigmas clínicos del síndrome de Marfan, incluidos pectus carinatum, aracnodactilia, aumento de la relación entre la extensión de los brazos y la altura, escoliosis y la presencia de un signo de Steinberg o Walker-Murdoch.

2. La evaluación del sistema respiratorio consiste en la atención de las vías respiratorias superiores y las fosas nasales en busca de una posible obstrucción. La auscultación pulmonar se utiliza para evaluar anomalías patológicas en las vías respiratorias inferiores.

3. El examen abdominal implica la palpación de todos los cuadrantes y la evaluación de masas u organomegalia. La evaluación de la esplenomegalia es particularmente importante en el contexto de mononucleosis sospechada o confirmada recientemente, ya que esto puede retrasar la participación deportiva hasta su resolución.

4.La evaluación genitourinaria universal para atletas masculinos, es recomendable, para evaluar una hernia inguinal y confirmar la presencia de testículos descendidos bilateralmente. Cualquier preocupación clínica por un testículo no descendido debe provocar una consulta avanzada con imágenes y urología. Se debe alentar a los atletas con un testículo que participen en deportes de colisión o de contacto a que usen una copa protectora.

5.Los trastornos de la piel son comunes en los atletas, particularmente en los luchadores. Dado que muchas infecciones de la piel se propagan por transmisión directa o indirecta, es importante que el proveedor reconozca tales condiciones para la protección del atleta y sus compañeros. Una historia y el examen dermatológico debe evaluar la presencia de lesiones benignas y contagiosas que pueden requerir tratamiento o excluir la participación atlética.

6.Un examen neurológico incluye la evaluación de la función sensorial y motora periférica. Una historia de traumatismo craneoencefálico, lesión de la columna cervical o síntomas neurológicos durante la competencia debe impulsar un examen neurológico más  detallado que incluya la evaluación de los nervios craneales, los reflejos tendinosos profundos y la función cerebelosa.

Los hallazgos anormales en el examen neurológico o antecedentes de aguijones recurrentes deben instar a una radiografía cervical para evaluar una posible estenosis espinal cervical con o sin resonancia magnética cervical adyuvante, según esté clínicamente indicado.

7. Una evaluación musculoesquelética completa es prudente para garantizar que el atleta pueda participar de manera segura en una actividad determinada. La evaluación comienza en la columna cervical con la evaluación del rango de movimiento.

La fuerza y el rango de movimiento deben evaluarse en todas las articulaciones principales. Una «caminata de pato» se usa comúnmente para evaluar rápidamente la integridad musculoesquelética de las extremidades inferiores.

Los deportistas que practican deportes por encima de la cabeza, como el béisbol o la natación, deben someterse a un examen completo de la cintura escapular. Esto incluye una evaluación cuidadosa de la amplitud de movimiento del hombro, la integridad del manguito de los rotadores, la anomalía patológica del labrum y la inestabilidad del hombro.

Los atletas con antecedentes de inestabilidad de rodilla o los que participan en deportes de corte como el fútbol requieren una evaluación detallada de las caderas y las rodillas con especial atención a la integridad de los ligamentos cruzados y colaterales.

Una historia de esguince de tobillo requiere una evaluación de la estabilidad de los    ligamentos del tobillo, así como una evaluación de las estructuras estabilizadoras secundarias, incluidos los músculos peroneos.

8. Las pruebas de campo visual de cada ojo deben realizarse con una tabla de Snellen. Las pruebas deben realizarse con los anteojos correctivos que el atleta usará en un juego. Una agudeza visual superior a 20/40 es un requisito previo para la participación atlética segura. Es importante tener en cuenta la asimetría pupilar (anisocoria), ya que esto puede malinterpretarse en el contexto de una futura lesión en la cabeza.

La evaluación visual de la distancia de separación de la rodilla, la flexión de la rodilla y la mecánica del aterrizaje le permite al examinador clasificar al atleta con riesgo bajo, medio o alto de lesiones del ligamento cruzado anterior sin contacto. El Drop Jump puede ayudar a identificar a los atletas que pueden beneficiarse de los programas de prevención.

Sources:

Imagen I: Clínica Jaime de Cataroja-https://cardiologiadeportiva.com/wp-content/uploads/2021/05/Chequeo-Medico-Previo.jpg Imagen II:https://www.webconsultas.com/ejercicio-y-deporte/medicina-deportiva/reconocimientos-medicos-deportivos-867 -Asociación Civil de Medicina del Deporte de la Provincia de Buenos Aires- ACMDBA / REVISTA #53 /ABRIL 2023/ Dr Santiago Kweitel -https://www.flipsnack.com/FA597A99E8C/b53_abril23_acmdba/full-view.html -Universidad de Favaloro- Diplomatura en Medicina Deportiva Pediátrica- RUGBY, Aprendiendo a entrenar-Jefe TP: Lemmes, Gabriel- 2022.

Featured articles

error: Content is protected !!
en_GBEN