Difusión del conocimiento de las ciencias médicas

29/07/2023

Nutrición del niño deportista

Por Redacción DOCMED

. Lectura de 5 minutos

El deporte entendido como parte de la educación en la vida de los niños y el deporte de competición, necesitan un seguimiento nutricional adecuado.

La nutrición es la que ejerce mayor influencia sobre el crecimiento y desarrollo, dado que una alimentación sana y equilibrada durante los primeros años de vida y durante la fase de crecimiento garantiza el normal desarrollo de los niños y adolescentes.

Las características de la dieta del niño deportista, a esta edad, son similares a la de la población pediátrica general, debiendo asegurar una óptima cobertura de los requerimientos de macronutrientes y de micronutrientes cumpliendo con las cuatro leyes de la nutrición de calidad, cantidad, adecuación y armonía.

Para abordar los aspectos nutricionales del joven deportista, el profesional debe conocer el estado nutricional por medio de: la composición corporal, la cual fue presentada anteriormente, y los hábitos alimentarios-dietéticos.

Para esta última, se llevará a cabo la realización de la anamnesis alimentaria-deportiva detallada sobre:

  • Horarios escolares, de entrenamiento y otras actividades.
  • Cantidad de comidas al día y los horarios habituales en que realiza las mismas. Además de los gustos, hábitos y costumbres familiares y del joven.
  •  Cantidad de horas de sueño reales, uso de pantallas durante el día y antes de dormir.
  • Conocer antecedentes personales y familiares, con quien vive, quien es el adulto responsable que lo acompaña y como está constituido el grupo familiar.

A partir del cuestionario detallado se podrá asesorar con educación alimentaria para la salud y el deporte, considerando la individualidad del caso evaluado. Vigilando estrechamente aquellas situaciones donde se pretenda una disminución del peso corporal con dietas restrictivas.

El deportista durante los estadios III y IV de la pubertad se encuentran en una situación de anabolismo, y las necesidades energéticas dependen del gasto calórico necesario para mantener el metabolismo basal, la termorregulación, la actividad física y el crecimiento.

Según Dietary Guidelines for Americans USDA 2020-2025, la energía que requiere diariamente un varón entre 11 y 13 años va desde 1800 a 2600 cal/día y la mujer de 1600 a 2200 cal/día dependiendo del grado e intensidad de la actividad deportiva, del tamaño y composición corporal además del estado de madurez puberal.

El peso no es el único orientador sobre las necesidades nutricionales y es mejor disponer de información sobre la composición corporal, a partir de otros indicadores producto de las diferentes medidas antropométricas descritas, para tomar la decisión más acertada sobre la necesidad energética diaria del joven evaluado.

Con respecto a la distribución de macronutrientes, es  aconsejable mantener proporciones no muy alejadas de las de la población pediátrica y adolescente en general. Los mismos deben estar distribuidos en las 4 comidas.

De las calorías totales:

  • Hidratos de carbono: un 50%.

Es importante su consumo previo a la competencia, ya que se afianzan los depósitos de glucógeno muscular en las horas previas. Durante el ejercicio, especialmente si la actividad dura más de una hora, también se debe mantener la ingesta que asegure la resistencia, se recomienda entre 200-500 gr/dia. Y una vez finalizada, el consumo evita el catabolismo muscular postejercicio. Se recomienda la ingesta de hidratos de carbono complejos.

  • Proteínas: un 12-15%.

Las recomendaciones de ingesta de proteínas (RDA) son de 0,95 g/kg de 4-13 años, las mismas controlan el apetito y aportan saciedad. El requerimiento aumenta en 1.2-1.6 gr/kg/día en niños activos. Se recomiendan proteínas de alto valor biológico como la leche descremada y proteínas magras de origen animal.

 Es necesario conocer, mediante encuesta nutricional, la ingesta calórica y proteica de los deportistas para ajustarla en caso necesario.

  • Lipidos: un 30-35%, reduciendo las grasas saturadas.

Los micronutrientes serán cubiertos con una dieta variada y equilibrada a lo largo del día, dirigiendo las recomendaciones generales para la ingesta de alimentos ricos en hierro, y realizar tratamiento farmacológico solo en los casos necesarios de deficiencia clínica manifestada.

Durante la adolescencia, se encuentran aumentadas las necesidades de calcio y se consigue aproximadamente el 50% del pico de acreción ósea de este mineral. Las necesidades de calcio de los deportistas no son mayores que las de la población general, pero el mayor estrés mecánico aplicado sobre su sistema esquelético puede aumentar su requerimiento de calcio, siempre que haya un aporte adecuado de calorías, proteínas, calcio y vitamina D.

Es necesario asegurar estos aportes para que la adaptación ósea sea óptima y no aumente el riesgo de lesiones por estrés.

A pesar del uso generalizado de multivitamínicos por deportistas de competición en relación con la capacidad antioxidante de ciertas vitaminas (A, C y E), por el momento no se dispone de evidencia que recomiende su suplemento en los niños/as deportistas.

Con respecto a las vitaminas del grupo B, al ser cofactores enzimáticos en diversos procesos metabólicos, parece que una ingesta el doble de la normal puede ser aconsejada en adultos, aunque no existen datos aplicables en esta población.

Recomendaciones de carbohidratos, lípidos y proteínas antes, durante y después de la actividad física,  siendo AD, actividad deportiva:

1-4 hs antes de la AD: Hidratos de Carbono :4 gr. / kg

1 hora antes de la AD:

  • Hidratos de Carbono: 0,5 a 1 g/kg.
  •  Líquidos: 90 a 180 ml (peso menor  a 40 kg) / 180 a 360 ml (peso mayor a 40 kg)

Durante la A.D.:

  • Hidratos  de Carbono: 0,7 g /kg/ hora , repartidos cada 15/20 minutos.
  • Líquidos: 150 ml / 20 min. ( peso menor a 40 kg) / 250 ml/ 20 min. ( peso mayor a 40 kg)

Después de la AD:

  • Hidratos  de Carbono: 1 a 1,5 g/ kg
  •  Líquidos para compensar pérdidas: 450 a 680 ml/ cada 0,5 g de pérdida.
  •   Proteínas: 0,2 a 0,4 g/ kg

 

Recomendaciones nutricionales y dietéticas para el niño deportista:

  • Es necesario promocionar el deporte como medida positiva para la salud en toda la edad pediátrica
  • La alimentación diaria (habitual) tiene que ser igual que la de la población general
  • El consumo de energía y líquidos durante la práctica deportiva depende del tipo de deporte, de la intensidad con que se realice y de las condiciones físicas (aire libre, humedad, calor, etc.) en que se desarrolle.
  • Los aspectos nutricionales fundamentales de la práctica deportiva son: mantener la hidratación y asegurar la disponibilidad de energía por el organismo a través del aporte adecuado de hidratos de carbono.
  • En la alimentación previa a la competición es importante el tiempo que va a transcurrir entre la ingesta dietética y la práctica deportiva y debe ser rica en hidratos de carbono de liberación lenta.
  • Debe recordarse la importancia de la alimentación después de la competición para preservar un buen rendimiento deportivo a través de una adecuada reposición nutricional.

Un aporte adecuado de calorías es esencial para el normal crecimiento de los seres humanos y las necesidades varían según la fase de desarrollo.

Fuentes:

Imagen I- Sociedad Argentina de Pediatría-https://www.sap.org.ar/docs/congresos_2019/39%20Conarpe/Jueves/oeschger_deportista.pdf Imagen II- Nicklaus Children Hospital- https://www.nicklauschildrens.org/recursos-para-pacientes/informacion-de-salud/nutricion-deportiva-en-ninos-y-adolescentes -Asociación Civil de Medicina del Deporte de la Provincia de Buenos Aires- ACMDBA / REVISTA #53 /ABRIL 2023/ Dr Santiago Kweitel -https://www.flipsnack.com/FA597A99E8C/b53_abril23_acmdba/full-view.html -Universidad de Favaloro- Diplomatura en Medicina Deportiva Pediátrica- RUGBY, Aprendiendo a entrenar-Jefe TP: Lemmes, Gabriel- 2022.

Artículos destacados

error: Content is protected !!
es_ESES